Legión Española, 1920

El Tercio de Extranjeros – nombre original de La Legión – nació como fuerza de choque para la dura guerra de Marruecos. Esta nueva fuerza tenía como objetivo sustituir a las Unidades de recluta forzosa cuya pobre preparación y frágil moral era motivo de gran número de bajas y dificultades en el desarrollo de las operaciones terrestres.
Por Real Decreto de 28 de enero de 1920 su Majestad el Rey don Alfonso XIII tuvo a bien disponer lo siguiente:
<< Con la denominación de Tercio de Extranjeros se creará una Unidad militar armada, cuyos efectivos, haberes y reglamento por que ha de regirse serán fijados por el Ministro de Guerra. >>
El alistamiento quedó abierto a españoles y extranjeros sin mayores exigencias que ser sanos, fuertes y aptos para empuñar las armas, ofreciendo, a cambio, la posibilidad de hacer carrera militar en el seno de La Legión.
De esta forma, se veía convertido en realidad lo que comenzó siendo un proyecto del Teniente Coronel de Infantería José Millán Astray, militar de prestigio forjado en Filipinas y posteriormente en África.
El Tercio venía a suplir a los quintos forzosos con sangre voluntaria y con un credo místico de redención de las personas.
Con el anterior y desgraciado trasfondo histórico, nace esta marcha que en su origen fue ¡un cuplé! Lo estrenó en Málaga doña Mercedes Fernández "Lola Montes", con letra de Fidel Prado y música de Juan Costa. En uno de los conciertos estaba la Duquesa de la Victoria y ante la desastrosa situación en África, le propuso ir a Melilla. Ella misma lo describe: "Mi actuación fue un éxito indescriptible". En esos mismos momentos unos 8.000 soldados españoles muertos alfombraban los caminos hasta la indefensa Melilla (Desastre de Anual) que se salvó gracias a la llegada del Tercio desde Ceuta.